“No hay nada en la Técnica Alexander que no concuerde con la neurofisiología moderna.”

 – T. D. M. Roberts
(distinguido fisiólogo, especializado en equilibrio, locomoción y movimiento en animales y humanos)

 

bases científicasSon numerosos los estudios que comprueban la eficacia de la Técnica Alexander. Se ha demostrado que ésta ayuda con dolores crónicos, el mal de Parkinson, el equilibrio en la tercera edad, el desempeño en los músicos, la respiración, la calidad de voz y más.

Entre los estudios más recientes destacan estos dos:

  • Dolor de espalda baja:

En este estudio, publicado por el British Medical Journal, participaron 579 personas con dolor crónico espalda baja.

Quienes tomaron 24 clases de Técnica Alexander reportaron una disminución del dolor drásticamente mayor a quienes recibieron el tratamiento médico estándar, y los beneficios fueron duraderos: un año después de las clases, quienes las habían tomado sólo reportaron 3 días de dolor por mes, mientras que quienes recibieron el tratamiento médico reportaron 21 días de dolor por mes. Leer el artículo del estudio.

  • Dolor de cuello:

En este estudio, publicado por el prestigioso Annals of Internal Medicine, participaron 517 personas con dolor crónico de cuello. Se comparó a un grupo de personas que tomó clases de Técnica Alexander combinadas con el tratamiento médico estándar, con otro grupo que sólo recibió el tratamiento médico. El grupo que tomó las clases reportó significativamente menos dolor que el que no las tomó. 7 meses después de que habían terminado las clases ese grupo seguía disfrutando del mismo nivel de reducción del dolor. Leer el artículo del estudio.

 

¿Por qué funciona la Técnica Alexander?

Seguido mis alumnos me reportan que se sienten más ligeros y que se les quitan dolores. ¿Pero cuál es la explicación?

Según lo que dicen los científicos, la Técnica Alexander nos enseña a dejar de interferir con nuestros reflejos posturales normales, tanto al estar quietos como al movernos.

La Técnica Alexander fue desarrollada por un actor, a finales del siglo XIX, quien logró solucionar sus problemas recurrentes de voz gracias a una observación cuidadosa, con ayuda de espejos. Desde entonces cada vez son más los avances científicos que parecen darles la razón a los principios que Alexander descubrió.

En los años 20, por ejemplo Rudolph Magnus estudió los reflejos de los animales y concluyó que: “El mecanismo completo del cuerpo actúa de tal manera que la cabeza guía y el cuerpo sigue.

Varias décadas después, un estudio sobre el reflejo del sobresalto mostró la secuencia en la que se tensan los músculos de nuestro cuerpo cuando nos asustamos. Dicha secuencia muestra interesantes paralelismos con las instrucciones que Alexander desarrolló para reducir tensiones y acortamientos en la musculatura.

La neurociencia moderna también parece tener mucho que explicar. Hoy en día se entiende bastante bien, por ejemplo, cómo funcionan en el cerebro los hábitos automáticas y las elecciones conscientes. ¿Por qué será que cuando queremos cambiar un hábito volvemos a caer en lo de siempre? Las herramientas que Alexander nos enseñó para cambiar hábitos automáticos cobran mucho sentido ahora que entendemos lo que sucede en el cerebro.

 


¿Qué es la conciencia? Eso se preguntan los neurocientíficos, y es que en el siglo 21 la conciencia es un tema candente para la ciencia. En años recientes se ha dado un diálogo importante entre neurocientíficos y maestros de Técnica Alexander. Ellos aprenden mucho de nosotros y nosotros aprendemos mucho de ellos. Me pregunto a dónde nos llevará todo esto…

 


Respaldo de científicos:

En 1974 Nikolaas Tinbergen dedicó la mitad de su discurso de aceptación del Premio Nobel a la Técnica Alexander.

Desde sus inicios dicha técnica había contado con el apoyo de científicos importantes, entre los que destacaron:

  • Charles Sherrington, premio Nobel de Medicina y padre de la neurología moderna.
  • George Coghill, pionero en investigaciones neurológicas sobre el desarrollo del comportamiento animal.
  • Raymond Dart, anatomista y antropólogo, descubridor del Australopithecus Africanus.

Tan atrás como 1937, el British Medical Journal publicó la carta de 19 reconocidos médicos instando a que la Técnica Alexander se incluyera en el programa de estudio de la carrera de medicina. Yo todavía no pierdo la esperanza de que ese sueño algún día se vuelva realidad…

 


Aún hacen falta muchos más estudios para que la Técnica Alexander sea totalmente comprendida a un nivel neurofisiológico, y para que todos sus beneficios sean comprobados por la ciencia. Hoy en día las investigaciones continúan…

Si quieres saber más sobre las investigaciones y los respaldos científicos de la Técnica Alexander visita estas páginas: http://www.alexandertechnique.co.uk/alexander-technique/researchhttp://alexandertechnique.com/research.htm

¿Quieres comenzar a habitar tu cuerpo?

Regístrate aquí para recibir consejos en tu correo:

Si quieres hacer una cita, o si quieres que platiquemos por teléfono para que me cuentes tu situación
y te diga qué puedes esperar de la Técnica Alexander comunícate:

Correo: rosuarezta@yahoo.com.mx Tel: 5534 4647 y 04455 1365 8513